Follow Me

no
no

viernes, 5 de octubre de 2018

Columna - “Aniversario” - Jueves 04 de Octubre del 2018.

“Aniversario”

El próximo 12 de Octubre se celebra el 50 Aniversario de los Juegos Olímpicos México 1968, un evento que en lo particular significó mucho en mi vida.
En mi niñez, ese fue el primer contacto que tuve con el atletismo, ver esas competencias en la primera televisión que tuvimos en la familia, fue fascinante.

Aun lo tengo fresco en mi memoria; el ver como Queta Basilio subía esos 90 escalones para encender el fuego olímpico o como el “Sargento” Pedraza ganaba la medalla de plata en los 20 km de caminata, (la primera que México ganó en el atletismo olímpico). Me gustó tanto esa prueba que me dije; “algún día seré atleta y voy a competir en caminata”.

Yo estaba emocionado viendo esas carreras de velocidad donde se rompieron récords mundiales, las de fondo donde el mexicano Juan Martínez estuvo a poco de meterse a las medallas en los 5 mil metros y 10 mil mts, o el descomunal salto de 8.90 mts de Bob Beamon en longitud rompiendo con mucho el récord mundial o el salto de espaldas de Dick Fosbury en la altura, o los lanzamientos, la garrocha, los relevos, o el maratón; todo eso me dejó impactado.

Por eso, después de unos años, ya estudiando la secundaria, cuando fui seleccionado para el municipal de atletismo, estaba feliz, para entonces me gustaba correr alrededor de mi casa imaginándome estar en unos Juegos Olímpicos.

En los selectivos fui segundo lugar en los 100 mts y primero en un kilómetro por lo que fui seleccionado y ya en el municipal me inscribieron en los 400 mts donde llegue en segundo lugar recibiendo una medalla, todo eso fue para mí como un sueño.

Después me mandaron con el gran entrenador de atletismo Luis Fco Rodriguez Grijalva mas conocido como el “Sub”, después con el Profe Ramón Limón y luego seguí compitiendo en todo tipo de competencias de pista y carreras de ruta, en ese tiempo en Tijuana eran pocas las carreras que se organizaban y no había tantos participantes, aun así no era fácil ganar medallas como en estos tiempos, pues solo se las daban a los ganadores.

Competia por el Tec (ITR 21) donde estudiaba la Prepa, pero lo mejor fue representar a la Baja en eventos prenacionales y nacionales. Aunque no era de los mejores si lograba que me seleccionaran y tuve viajes inolvidables a diversas competencias. En un tiempo practique la marcha haciendo realidad ese sueño que tuve cuando vi al “Sargento” Pedraza ganar esa medalla de plata.

El atletismo lo deje por un tiempo, luego lo retome después de los 25 años donde hice mis mejores marcas, pero el trabajo y otras cuestiones me hicieron dejarlo otra vez por algunos años, hasta que pasados los 45 regrese y me tarde mucho, porque acostumbrado a quedar entre los primeros lugares, me daba vergüenza llegar más atrás, mis piernas ya no eran tan ágiles y fuertes y mi resistencia no era tan buena.

Fue cuando al ver como había corredores entusiastas ya mayores, algunos con sobrepeso y corriendo lento, pero felices simplemente por terminar el recorrido; que me anime a regresar y supe que correr tranquilo, sin prisas, no importando el lugar ni el tiempo, también se podía disfrutar una carrera.

Por eso admiro tanto a los corredores más veloces, los que llegan entre los primeros lugares como a los lentos también, los que llegan atrás, haciendo una gran esfuerzo tomándose más tiempo para terminar, luchando contra dolencias, contra el sobrepeso, contra la edad, algunos contra una incapacidad, pero que tienen una gran fuerza de voluntad.

Ahora que se celebra en este mes el aniversario de los Juegos Olímpicos de México 1968, yo también celebro el aniversario del momento en que mi vida cambió al conocer este bello deporte; el Atletismo.

Por: Germán Rodríguez Sr.

Columna publicada en el Periódico Frontera el jueves 4 de octubre del 2018
previous article
Entrada más reciente
next article
Entrada antigua



no

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *