Follow Me

no
no

jueves, 15 de septiembre de 2016

Columna “Una buena experiencia“ - Jueves 15 de Septiembre del 2016.

Una buena experiencia

Ahí estábamos esperando ansiosos cerca de 9 mil personas, niños, jóvenes, adultos, hasta algunas mascotas. Estábamos esperando la salida del evento "Corre con espuma", de la Fundación Castro Limón. Ese domingo decidí acompañar a mi pequeño nieto en ese divertido evento, que tiene una noble causa, la de seguir atendiendo a los niños con cáncer.

Después de aguantar algunos minutos, por fin dieron las múltiples salidas por "bloques" y mi nieto me jaló de la mano, salió ansioso abriéndose paso entre tanta gente, queriendo llegar pronto a la primera estación de espuma. Trotamos un rato, luego se cansó y se resignó a caminar y a esperar mas tiempo para llegar a la diversión.

Esa vez yo no correría a mi paso normal de 5 kilómetros, que aunque corro lento, siempre me exijo a ir mas rápido dentro de mis posibilidades, hasta llegar con todo a la meta faltándome el aire. No, esa vez se trataba de divertirse, de convivir con Danny mi nieto, que debo reconocer, no le dedico el tiempo que debería como un buen abuelo.  

Por fin llegamos a la primera cascada de espuma, que nos cubrió casi totalmente, era de color amarillo simbolizando la alegría y si, la alegría se veía por todas partes, todo mundo divirtiéndose sobre todo los niños. Y mi nieto feliz tratando de atrapar la espuma, de quedarse mas tiempo con ella.
Seguimos en ratos trotando, en ratos caminando, pronto llegamos a la de color verde, la de la vida y luego a la energía de color naranja. La diversión no cesaba, ahí estaban los bebes en carriolas, los niños corriendo, jugando, los jóvenes "agarrando cura", los papas olvidándose del trabajo, de la oficina, de las deudas, del trafico, de los problemas diarios.

Siguió la estación de espuma azul representando a la inspiración. Si, era una inspiración ver eso, las familias conviviendo felices, hasta las mascotas se les veía contentas de salir a pasear con los amos, sin importar llenarse de esa cosa "pegajosa".

Enseguida pasamos por la estación del color morado, la de la acción, motivando a los que ya se sentían cansados, después la de la amistad de color rosa y terminó con la roja, la del amor.

Pero antes hubo que pasar por chorros de agua que tiraban los bomberos haciendo mas divertida y refrescante la carrera, ¿la carrera ?, mas bien fue un paseo, una divertida caminata.

Mi nieto terminó con sed, con hambre, pero contento de convivir con su abuelo esa aventura.

Yo por momentos quise correr como siempre, como cada domingo, mis piernas querían irse, pero las contuve, ese domingo fue diferente y me dije:

Yo también me divierto con espuma en Tijuana.

Por: Germán Rodríguez Sr.
Fotos: Germán Rodríguez Jr.

Columna publicada en el Periódico Frontera el jueves 15 de septiembre del 2016
previous article
Entrada más reciente
next article
Entrada antigua



no

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *