Follow Me

no
no

martes, 17 de diciembre de 2013

Descanse en paz Hacho Kaloyán - 18 de Diciembre del 2013.

 Amoroso hijo, buen esposo,
mejor padre y orgulloso abuelo.    

El asesinato de Arturo Hachadur Kaloyán Aguirre, Hacho, como pedía que lo llamaran, enluta al deporte tijuanense, en general, no sólo al atletismo, disciplina que era su pasión, desde sus años jóvenes.

En sus pláticas, con la prensa y con sus amigos, siempre sacaba a colación que no era monedita de oro, refiriéndose a que no le caía bien a todos, pero fueron más las personas que lo estimaron.

Arturo Hachadur Kaloyán Aguirre

Hijo de Cruz Kaloyán, un exiliado armenio y la señora Norma Aguirre, Hacho nació en Tijuana un 25 de octubre, en 1958.

Casó con la señora Karla Esquerro y de esa unión nacieron dos hijos, Hacho y Karla, quien no hace mucho le había dado su primer nieto al funcionario deportista, quien no perdía oportunidad de presumirlo.

Cuando niño, platicaba Hacho, gustaba del fútbol soccer, fútbol americano, béisbol y todos los deportes que se pudieran jugar en un lote baldío que estaba por el rumbo del Consulado de Estados Unidos, en la Colonia Hipódromo.

Cursó sus estudios de primaria en el Colegio La Paz, la secundaria en el Instituto Cuauhtlatóhuac, preparatoria y profesional en el Cetys, donde obtuvo su título de Licenciado en Administración de Empresas.

Gustaba de prepararse y fue así como obtuvo certificados de diplomados en ventas, mercadotecnia, Windows y administración pública, pues siempre aspiró a ser funcionario, lo que consiguió al ser designado director del Instituto Municipal del Deporte de Tijuana por el ingeniero Jorge Hank Rhon, para el período 2004-2007.

Siempre buscando su superación personal, participó en el I Congreso Internacional de Deporte y Cultura Física, estuvo en los módulos de atletismo del Sicced, un programa federal que avala la Secretaria de Educación Pública.
 
Un empresario exitoso
Un empresario exitoso, automotriz y gastronómico, además de casacambista y funcionario de Multibanco Comermex, donde llegó a ocupar el cargo de director de sucursales.

En su andar por las pistas y calles, en 1976 fue subcampeón en 800 metros del Sur de California y en 1981, el Cetys, su alma mater, lo nombró Deportista del Año.

 Desde 1974, ininterrumpidamente, participó en la Carrera de la Revolución, uno de los clásicos del atletismo de Baja California, en la del Centro Mutualista de Zaragoza y en la de la Asociación de Periodistas de Tijuana.

También desde 1974, hasta el 2007, estuvo en la carrera Arturo Barrios Invitational, que se celebraba en Chula Vista y en el período de 1993 al 2013, participó en pruebas de maratón y medio maratón.

Corrió en los maratones de Los Angeles, Cancún,  en Quintana Roo, en el sureste mexicano, Boston, San Diego, Nueva York y Utah, logrando en alguna ocasión negociar los 42,195 metros en menos de tres horas.

Recorrió lo poco más de 21 kilómetros en Tijuana, Mexicali, Ensenada, Rosarito, Phoenix, Virginia, Long Beach, Mazatlán, Puerto Vallarta y Tequila.

A raíz de que a finales de los 90´s, el Club Suerte le dedicó una prueba de triatlón, a Hacho le nació el interés por participar en estos eventos, hizo dos en la modalidad Sprint y uno más Olímpico.

Se fue sin haber cumplido su deseo de participar en un Iron Man, lo que planeaba hacer en el 2014.
 
Siempre buscando su superación personal
El atletismo, el deporte de sus amores, lo llevó a ser presidente de la Liga Municipal y secretario de la Asociación Estatal de Baja California.

De 2001 al 2003 fue suplente en la Junta de Gobierno del Instituto Municipal del Deporte de Tijuana, desde 1998 miembro del Subcomité Sectorial del Deporte y a partir del 2003, integrante del Consejo Municipal del Deporte.

Desde el 2003 formaba parte del Consejo Estatal del Deporte, que avala el Instituto del Deporte y la Cultura Física de Baja California.

Para aprovechar su vasta experiencia y conocimientos del atletismo, Hacho fue invitado, en el 2005, a formar parte del Salón de la Fama del Deporte de Tijuana, en el comité de selección.

Había recibido del doctor Jorge Astiazarán Orcí, presidente municipal de Tijuana, la encomienda de estar al frente del Instituto Municipal del Deporte de Tijuana, donde fungía como encargado de despacho.

Esto sólo una parte de la trayectoria de Hacho en el deporte y la función pública, que pierde a un elemento apasionado de su trabajo, amoroso hijo, buen esposo, mejor padre y orgulloso abuelo.    

Que descanse en paz Hacho.

Por: Ángel González
Fotos: Germán Rodríguez Jr.
previous article
Entrada más reciente
next article
Entrada antigua



no

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *